La lucha contra la siniestralidad en la carretera

El pasado 28 de junio, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presentó las nuevas medidas de la DGT (Dirección General de Tráfico) para la prevención de accidentes durante el verano de 2017.

Estas, se vertebran sobre dos ejes principales: una campaña de sensibilización y un dispositivo especial. La campaña consiste en una serie de piezas que pretenden concienciar a la sociedad sobre las consecuencias de las distracciones al volante. Para ello, tres víctimas reales de los accidentes de tráfico cuentan su experiencia personal de manera voluntaria.

Además, se han establecido 5 dispositivos especiales que permanecerán activos desde el 30 de junio hasta el 3 de septiembre: cuatro de ellos dispuestos en las fechas de verano donde se prevén mayores desplazamientos (principio de julio y agosto, mediados de agosto y operación retorno) y uno activo durante todos los fines de semana del periodo estival.

¿Cuál es el motivo para extremar las medidas de seguridad al volante? Principalmente, el aumento del flujo de desplazamientos. El vehículo privado es líder en los trayectos que se producen en vacaciones, de forma que la DGT prevé casi 90 millones de desplazamientos entre los meses de julio y agosto de 2017.

Al aumentar los desplazamientos, también se eleva el riesgo de sufrir un accidente.  El calor, los atascos y las distracciones son el mejor caldo de cultivo para los incidentes. Además de las medidas preventivas llevadas a cabo por el Gobierno, también necesitamos poner de nuestra parte en la lucha contra la siniestralidad.

Consejos para evitar accidentes en verano

  1. Evitar distracciones: ciertas prácticas parecen de lo más usuales, pero pueden significar una distracción fatal que puede acabar con nuestro coche siniestrado. Por ejemplo, programar el GPS, contestar una llamada, comer al volante o discutir con los más pequeños son situaciones que debemos evitar con el vehículo en marcha.
  2. Evitar el sueño y la fatiga: puede que tengamos que pasar varias horas al volante para llegar a nuestro destino de vacaciones. Debemos recordar que conducir sin haber dormido lo suficiente, sobre todo cuando hace mucho calor, puede llevarnos a cometer un error fatal. Es recomendable parar para descansar cada 2 o 3 horas y mantenerse siempre alerta.
  3. Prohibidos alcohol y drogas al volante: parece algo que no hace falta decir, pero a día de hoy desgraciadamente una gran parte de los accidentes de tráfico son a consecuencia de estas sustancias.
  4. Respetar el código de circulación: desde las normas más férreas como la señalización de los stop y ceda el paso, hasta cosas más simples como conducir con camiseta y con calzado adecuado. Todo suma, si conducimos tal y como nos indica la ley nos evitaremos problemas y que finalmente acabemos en un desguace con nuestro coche siniestrado.
  5. Revisar el coche periódicamente: no esperemos a tener una avería, anticipémonos a ella. De esta forma no solo prevenimos accidentes, también nos ahorraremos una buena cantidad de dinero. Comprueba que todo funciona correctamente, y sustituye los elementos más antiguos o desgastados por piezas de repuesto.

Como veis, los accidentes son sencillos de evitar si permanecemos atentos, utilizamos el sentido común y respetamos las normas básicas al volante. Seguir estas pautas en verano (y en cualquier época del año), no solo nos evitará un coche siniestrado, también le dará años de vida, ahorro y confort en la conducción. 



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario