Garantía mecánica y opciones para ahorrar en desguaces

La práctica habitual entre los conductores más experimentados es tener contratado un seguro a todo riesgo. Los seguros a todo riesgo son la única modalidad que cubre la cobertura de daños propios, es decir, aquellos que le producimos al coche nosotros mismos.

Es una modalidad interesante, ya que el seguro asume la reparación de los daños en un accidente, aunque la culpa del mismo haya sido nuestra. Es muy útil especialmente si un accidente deriva en nuestro coche siniestrado y este queda hecho chatarra.

Pero, ¿qué sucede con las averías mecánicas? Los seguros no suelen cubrir este tipo de reparaciones, que son las más frecuentes (el 90% de las intervenciones en carretera) y probablemente las más costosas a la larga.

Algunas aseguradoras, respondiendo a esta problemática a la que todo automovilista se enfrenta, han lanzado este tipo de seguros. La garantía mecánica, está destinada a cubrir grandes reparaciones y asegurar el vehículo frente a los riesgos derivados de averías de este tipo.

Qué es la garantía mecánica

El seguro de avería mecánica o garantía mecánica sirve para cubrir los desperfectos que sufra un coche en las partes mecánicas, eléctricas o electrónicas de forma accidental o aleatoria. Esta modalidad está destinada a ampliar la cobertura de la garantía oficial que todos los coches tienen de fábrica.

Con la garantía mecánica, la aseguradora se hace cargo de los gastos que generan las reparaciones que necesita el coche (total o parcialmente). La cobertura depende de la antigüedad del coche, el modelo, el kilometraje, etc.

Requisitos para la garantía mecánica

Aunque los requisitos concretos para contratar un seguro de avería mecánica dependen concretamente de cada empresa aseguradora, estos son algunos de los más comunes:

-          Matrícula: si la asegura con la que quieres contratar es española (el escenario más normal) el coche deberá estar matriculado en España.

-          Inspección Técnica de Vehículos: en todo momento, el coche que aspire a la garantía mecánica debe tener vigente la ITV y cumplir la legislación.

-          Libro de mantenimiento: suele ser una condición indispensable que el vehículo tenga sellado el libro de mantenimiento conforme a los plazos establecidos.

-          Máximo de años de antigüedad: habitualmente, la aseguradora establece un máximo de años del coche para comprometerse a asegurarlo.

-          Máximo de kilómetros: al igual que en el supuesto anterior, las empresas aseguradoras cubren los coches con hasta un máximo de kilómetros recorridos.

Averías mecánicas más frecuentes

Según un informe de RACC (Real Automóvil Club de Cataluña), las averías mecánicas más comunes en los coches son, en un 34% debidas a problemas eléctricos, mientras que más del 28% se asocian a fallos del motor.

A estas dos causas le siguen los defectos en ruedas, dirección, suspensión y frenos, con un 11% de las causas de averías mecánicas. Seguidamente, los fallos en la transmisión (7,5%), los sistemas de inyección y carburante (6,6%), el sistema de refrigeración (4%) y otros sistemas (4%).

Los desguaces como alternativa

La contratación de una garantía de averías mecánicas es una opción para ahorrar en las más que probables reparaciones que tengamos que realizarle a nuestro vehículo. Pero, además, existen otras opciones, como los desguaces.

En los desguaces podemos encontrar recambios de coche que han sido separados de la chatarra de vehículos en desuso. Mientras que la chatarra es tratada convenientemente por el desguace autorizado, las piezas de repuesto salen a la venta para el público.

Por este motivo, una alternativa a contratar una garantía de averías para que la reparación nos salga un poco más barata en el caso de que se produzca, es adquirir las piezas en desguaces y reparar el problema por nuestra cuenta o en un taller de confianza. 



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario