Accidentes de verano en carreteras secundarias

En verano el tráfico en vías interurbanas aumenta y con él el riesgo de sufrir accidentes y averías. Esto se debe al alto volumen de desplazamientos en coche debido a las vacaciones. Por ejemplo, durante el verano de 2016 se contabilizaron 85 millones de traslados: una situación que la Dirección General de Tráfico trabaja con la realización de diferentes campañas enfocadas a incrementar la vigilancia y el control durante los meses de mayor riesgo, concretamente en las fechas en las cuales se marcan las operaciones salida y retorno.

Una de las vías que más se utilizan para realizar trayectos de verano son las carreteras secundarias, que durante esta época del año aumentan su volumen de tráfico por encima de la media habitual.

Estas carreteras encierran un riesgo mayor que las autovías, ya que pueden ser de doble sentido, tener curvas muy pronunciadas o no encontrarse en tan buen estado como las autovías y autopistas.

Por este motivo, cualquier distracción como ojear el teléfono, girar la vista para atender a los niños o infracciones graves como el exceso de velocidad o la ingesta de alcohol y estupefacientes se vuelven todavía más peligrosas en este tipo de vías.

El verano pasado, julio y agosto de 2016, casi el 80% de las víctimas mortales en accidentes de tráfico fallecieron en carreteras secundarias, el 31% en los tramos señalados como especialmente peligrosos (INVIVE).

Qué hacer en caso de accidente en carretera secundaria

Para continuar disminuyendo las cifras desoladoras que año tras año nos aporta la DGT al finalizar el verano, desde Desguace París queremos contribuir a mejorar la seguridad vial en las carreteras españolas concienciando sobre los peligros y situaciones de riesgo que nos acechan cuando nos ponemos al volante; las normas y buenas prácticas que debemos llevar a cabo para evitar imprevistos; y cómo debemos actuar en caso de encontrarnos con un accidente o desgraciadamente formar parte de uno.

Método PAS

La DGT promueve un método específico para actuar en caso de accidentes de tráfico llamado “Método P.A.S” que consiste en tres fases consecutivas sobre cómo actuar en caso de que tengamos o presenciemos un accidente.

-          Proteger: lo primero que tenemos que hacer en caso de accidente es proteger la zona para que no ocurran más colocando los triángulos de seguridad y el chaleco reflectante y avisando al resto de conductores.

-          Avisar: inmediatamente después de asegurar la zona, debemos ponernos en contacto con el servicio de emergencias a través del teléfono 112 y darle algunos datos como la localización, el número de heridos y gravedad y si existe riesgo de incendio.

-          Socorrer: por último, procedemos a proteger a las víctimas solo en caso de que sepamos cómo actuar correctamente. Algunas normas básicas al respecto son que no se puede retirar el casco a un motorista y que no debemos actuar si no sabemos exactamente cómo hacerlo.

Es preferible esperar a la llegada de los servicios de emergencia que intentar realizar algo por nuestra cuenta si no tenemos los conocimientos necesarios.

Además de las pérdidas y lesiones humanas, otro factor de menor importancia son las pérdidas materiales. Los accidentes de tráfico graves dejan muchos coches siniestrados que es necesario tratar de forma adecuada para su correcta gestión, reciclaje y reutilización.

Los coches siniestrados producto de accidentes son tratados por desguaces autorizados como chatarra y a través de estos establecimientos entran en proceso de tratamiento de la chatarra destinado a reducir el impacto ambiental y a su reutilización.

Por ejemplo, en los desguaces autorizados, se separa la chatarra de las piezas que pueden volver a ser utilizadas. La chatarra se envía a una planta de reciclaje mientras que las piezas se vuelven a aprovechar. 



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario