La importancia de la carrocería

La carrocería del coche es la parte más sensible a los golpes, rozaduras, inclemencias del tiempo y el paso de los años. Según el estado en el que se encuentre la carrocería del coche este tendrá un valor mayor o menor de cara a su venta de segunda mano, ya que una carrocería cuidada no transmite lo mismo que una llena de abolladuras y cicatrices.

Los golpes son otra causa bastante común en el deterioro de la carrocería, sobre todo en partes como las aletas de coche: una de las piezas externas de la carrocería que se sitúa sobre las ruedas y que cumple una función principalmente estética.

Cómo se estropea la carrocería, siete casos

  1. Suciedad: principalmente en las regiones más húmedas, el polvo actúa como agente corrosivo y produce decoloración y ralladuras en la chapa del vehículo.
  2. Sol: a veces, es inevitable dejar nuestro coche durante mucho tiempo al sol. Pero debemos saber que esta práctica es altamente desaconsejable, la exposición al calor produce la distorsión de la chapa, la decoloración de la pintura y el cuarteo de la tapicería.
  3. Piedras: cuando viajamos por una carretera que no está asfaltada o que se encuentra en obras, las pequeñas piedras que se encuentran sueltas en el camino pueden salir disparadas a la carrocería del vehículo o incluso al parabrisas. El riesgo aumenta cuando tenemos otro coche delante o detrás de nosotros.
  4. Barro: las acumulaciones de barro en los bajos del coche pueden oxidar la chapa y producir desperfectos complicados de arreglar.
  5. Nieve: especialmente, el deshielo y la sal (esparcida sobre la nieve en algunos lugares) son los elementos que más pueden dañar al vehículo si circulamos por un lugar con nieve.
  6. Lavado: el lavado a mano y el lavado automático (con rodillos) son los más dañinos para la carrocería del coche. El lavado a mano, contra lo que muchas personas piensan, es de los más dañinos, ya que al utilizar poca cantidad de agua está se mezcla con la suciedad produciendo abrasiones en la chapa. Por otra parte, los túneles de autolavado también se consideran perjudiciales debido a los rodillos de plástico, ya que pueden generar ralladuras en la chapa.
  7. Golpes: mientras que los factores señalados anteriormente tienen un efecto negativo en la carrocería a largo plazo, los golpes dañan directamente la chapa del coche produciendo abollados y roces en la pintura.

Algunas zonas del vehículo normalmente están preparadas para absorber los posibles golpes, sin embargo, otras piezas como las aletas de coche son un elemento bastante desprotegido y susceptible de recibir daños.

Consejos para cuidar la carrocería

De las situaciones descritas anteriormente, en las que el coche sufre un perjuicio mayor, se desprenden una lista de recomendaciones para cuidar la carrocería del coche y mantenerla nueva como el primer día:

  1. Limpiar el coche periódicamente por dentro y por fuera, además realizar limpiezas extra cada vez que el vehículo se ensucie más de lo normal.
  2. Evitar que el coche pase muchas horas al sol, es preferible buscar una plaza de aparcamiento a la sombra o un garaje para resguardarlo del calor.
  3. Transitar a una velocidad moderada por caminos de tierra y en obras, también mantener una distancia de seguridad prudente con los coches que nos rodean.
  4. Limpiar los restos de barro de la carrocería del coche cuando este se ensucie.
  5. Evitar las acumulaciones de nieve en el capo y techo del vehículo, si hemos pasado por una carretera con sal limpiar el coche lo antes posible.
  6. Lavar el coche con mangueras a presión y evitar productos corrosivos, túneles de autolavado o el lavado a mano.
  7. Los golpes son un factor difícil de predecir ya que suelen producirse bien por un descuido nuestro o de otro conductor. Siempre será más difícil recibir uno si aparcamos en garajes, plazas anchas y mantenemos una distancia prudencial con el resto de vehículos estacionados.

Aletas del coche, repuestos y recambios en desguaces

En caso de recibir un golpe en un lugar como las aletas de coche (traseras o delanteras) lo más recomendable es buscar la pieza en desguaces, ya que podemos encontrar aletas de coche nuevas y en perfecto estado por el mismo precio de una reparación en el taller.  

En el caso de las aletas de coche, o de cualquier otro recambio que necesitemos, los desguaces son una opción a tener en cuenta si necesitamos sustituir la pieza dañada por otra nueva.  

 



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario