Verano en la carretera

Ya estamos en pleno verano y buena parte de los españoles se preparan para iniciar sus vacaciones más esperadas. En esta época del año se producen una gran cantidad de desplazamientos debido a las vacaciones, lo que motiva la organización de las operaciones salida por parte de la policía.

Los atascos y accidentes son una de las principales preocupaciones de los conductores que salen de viaje en vacaciones. Pero, tomando todas las precauciones posibles como: sustituir las piezas más viejas por recambios de coches, revisar la presión de los neumáticas o realizando un chequeo preventivo podemos garantizar un viaje cómodo y seguro.

Otra de las cuestiones que más preocupan a los conductores que salen de viaje en el periodo estival es el consumo de gasolina. Debido a la gran cantidad de kilómetros y al uso del aire acondicionado, el consumo de combustible puede dispararse y perjudicar a nuestro bolsillo.

El consumo de combustible en verano

El uso del aire acondicionado del coche en verano es una necesidad más que un elemento de confort; además de las altas temperaturas (que cada año se elevan un poco más que el anterior) los coches de por si son estructuras que atraen el calor de forma natural debido a su composición, principalmente de cristal y metal.

Estos dos factores hacen que los grados dentro de la cabina asciendan a temperaturas insalubres en verano, por lo que es altamente recomendable que enchufemos el aire acondicionado sin miedo.

Al aumentar su actividad, el compresor de aire acondicionado produce un mayor consumo de combustible, ya que su funcionamiento depende directamente del motor. Dependiendo del vehículo, el consumo de combustible puede incrementarse hasta un 20% a causa de aire acondicionado. Un porcentaje que, a la larga, se nota mucho en el bolsillo y supone un gasto principal en nuestro presupuesto de vacaciones.

Trucos para reducir el consumo de gasolina

Pero, ¡estamos de suerte! Con algunos sencillo trucos, podemos reducir el consumo de gasolina del coche en verano y aprovechar el dinero ahorrado en nuestras vacaciones. Estos pequeños consejos son fáciles de implementar en nuestro día a día y también mejoraran seguridad y la de nuestros acompañantes.

Ventanillas

¡Atención! Muchas personas piensan que poner el aire acondicionado gasta más que conducir con las ventanillas bajadas: ¡falso! A causo de la aerodinámica, llevar las ventanillas bajadas hace que el motor tenga que esforzarse más y por tanto consumir más.

Además, el aire acondicionado es más seguro y con él podemos regular la temperatura de la cabina con mayor precisión.

No obstante, es recomendable bajar las ventanillas cuando arrancamos el coche y ponemos el aire para ayudar a que la temperatura baje más rápido.

Aparcamiento

Para evitar que la temperatura del coche suba mucho y luego cueste más enfriarlo, es recomendable aparcar el vehículo en zonas de sombra o parking y tapar las lunas del coche con parasoles.  

Velocidad

Una conducción moderada y suave reduce el consumo de gasolina notablemente. A partir de los 90 km/h el consumo de combustible aumenta exponencialmente, dependiendo del modelo del vehículo.

Neumáticos

Está comprobado que el estado de los neumáticos influye en el consumo de combustible de nuestro vehículo. El tipo de neumático, la presión y el dibujo son los factores que hacen que el coche gaste más o menos.

Ten esto en cuenta ya que, en verano, con el aumento de las temperaturas también puede verse afectada la presión de los neumáticos.

Recambios de coches

Cómo ya sabemos, la conducción eficiente equivale a una conducción segura y viceversa. Por eso, utilizando recambios de coches para poner a punto nuestro vehículo antes de un viaje también puede contribuir a que ahorremos combustible y, sobre todo, futuras reparaciones.

Si necesitas recambios de coches con todas las garantías, siempre puedes acudir a un desguace online como Desguace París. 



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario