Qué es un piloto del coche

en

Son muy importantes para el mantenimiento de la seguridad vial, además el Reglamento General de Circulación establece sanciones de hasta 200 euros por deficiencias en los sistemas de iluminación del coche.

El alumbrado con el que cuenta el vehículo se puede dividir entre los faros; situados en la parte delantera del vehículo y empleados principalmente para ver, y pilotos; las luces encargadas de señalizar nuestra trayectoria a los demás conductores. 

Las luces delanteras, los faros, son la luz de cruce (corta), de carretera (larga) y antiniebla. Los pilotos del coche por otro lado son las luces que se encuentran principalmente en la parte trasera: la marcha atrás, las luces de posición y las antinieblas traseras.

Los tipos de pilotos de un coche

  1. Marcha atrás: se encienden automáticamente cuando engranamos la marcha atrás y pisamos el acelerador. Su función es advertir al resto de coches y peatones de que vamos a realizar maniobras en sentido contrario.
  2. Posición: acompañan a los faros delanteros (de cruce y carretera) y se emplean para indicar la posición y las dimensiones del vehículo.
  3. Intermitentes: se accionan cuando vamos a cambiar la dirección del coche con el objetivo de indicar este movimiento a los demás.
  4. Antiniebla: luces de color rojo de mayor intensidad que las de posición que se utilizan cuando disminuye la visibilidad para evitar alcances traseros. Son obligatorias para los vehículos en situaciones de niebla espesa, nubes de humo o polvo y lluvia o niebla pronunciada.

Qué hacer cuándo se rompe un piloto del coche

Puede darse que debido a un golpe fortuito o al propio desgaste del mecanismo, el piloto del coche se rompa. En este caso es primordial cambiarlo lo antes posible ya que circular con las luces apagadas puede suponer un riesgo para nuestra seguridad.

Es recomendable llevar pilotosde repuesto para estas ocasiones junto al resto de material de mantenimiento del vehículo. En estas circunstancias el procedimiento a seguir es acceder al faro en primer lugar tomando cuidado de dejar que se enfríe, después desmontar el piloto roto o fundido desenroscando las tuercas de plástico y desenchufando el conector para posteriormente retirar la bombilla y sustituir elpiloto.

Realizando esta operación nosotros mismos ahorraremos el trayecto y el coste de dejarlo en manos de un taller: es una tarea sencilla que no necesita de conocimientos muy avanzados sobre mecánica y que puede salvarnos de un apuro si el piloto del coche se estropea en plena ruta.

Otra manera de ahorrar en el caso de un fallo en la iluminación del vehículo es adquiriendo un piloto de coche de segunda mano. Podemos conseguirlo fácilmente en algún desguace cercano a nuestra ubicación o desguace online cómodamente desde nuestra casa.

Además de comprar un piloto de segunda mano o de sustituirlo nosotros mismos, también es interesante prestar atención al mantenimiento limpiando y revisando periódicamente los faros del coche. Una tarea sencilla y rutinaria que podemos realizar mensualmente.

Puedes consultar la oferta de pilotos de coche de segunda mano para una amplia variedad de modelos de vehículos en un desguace online como Desguace París