Qué son y cómo funcionan los discos de freno

en

Existen varios tipos de sistemas de frenada; uno de los más comunes y sobre el que hablaremos hoy es el freno de disco.

El disco de freno es un sistema mecánico que se emplea para disminuir la velocidad del coche o detenerlo cuando está en movimiento. Se sitúa en el cubo que une el vehículo con la rueda y funciona provocando una fricción con los frenos para ralentizar la rueda.

Existen dos tipos: ventilados o sólidos, aunque el uso de uno u otro depende de la versión del vehículo el disco ventilado evacúa mejor el calor que el sólido y por tanto alarga su utilidad.

El roce entre el disco y las pastillas de freno provoca un aumento de la temperatura que disminuye la eficiencia de la frenada de forma directamente proporcional a su uso. Con el calor y el aumento de la fricción el tamaño del disco y su borde se van desgastando poco a poco, de forma que al quedar por debajo de un grosor determinado es necesario cambiarlos.

La refrigeración que ha de llevar incorporada depende de las características del automóvil como peso, tamaño o potencia. La vida útil de los discos de freno depende de su uso y de otros factores que incrementan su desgaste como el peso del coche o el estado de las carreteras por las que transita el vehículo. Sin embargo, unos discos de freno pueden llegar a durar durante mucho tiempo si cambiamos las pastillas de freno con frecuencia suficiente para que su desgaste no influya en el disco.

Cuándo sustituir los discos de freno

Es obligatorio sustituir un disco de freno cuando este ha disminuido su grosor notablemente o cuando se ha rallado, fracturado, deformado o alguna otra irregularidad.

Para medir el grosor del disco de freno es necesario emplear un pie de rey o un calibrador, estas herramientas nos permitirán conocer el estado del sistema de frenado y decidir si es necesario sustituirlo o no.

Para comprobar las anomalías en el disco debemos atender a ciertas irregularidades en la conducción: si percibimos que el volante vibra al frenar puede significar que el disco se encuentra alabeado debido a un sobrecalentamiento, mientras que si escuchamos ruidos extraños al frenar podemos encontrarnos con un disco rayado a causa del desgaste en el revestimiento de la pastilla de freno.

Además de prestar atención a este tipo de fenómenos extraños se recomienda revisarlos a partir de los 25.00km, sobre todo los de las ruedas delanteras ya que habitualmente sufren el doble de desgaste que en las traseras.

Cuando cambiamos el disco de freno también hay que sustituir las pastillas, por el contrario, revisar y cambiar las pastillas de freno cuando sea necesario influirá positivamente en el tiempo que duran los discos.

Es muy importante tener presente el sistema de frenado de nuestro coche en las revisiones periódicas y en aquellas previas a un trayecto largo pues nuestra seguridad y la de nuestros acompañantes depende en gran medida de ellos.

Para abaratar costes podemos encontrar la pieza en un desguace online como Desguace París, en el que podemos encontrar varios modelos de discos de freno sin movernos de nuestra casa. Esta es una de las principales ventajas de un desguace online frente a uno tradicional y puede ayudarnos a realizar un seguimiento mayor del estado del vehículo.