Las luces de largo alcance

Las luces de largo alcance, también conocidas como “largas” o de carretera, provocan una luz intensa sin ningún control del deslumbramiento. Una de las mayores dudas que nos surgen a la hora de conducir es cuándo es el momento en el que se pueden utilizar estas luces y cuándo no.

Aunque no es muy común, pueden llegar a multarte por el mal uso de estas luces y por el deslumbramiento a otros vehículos. Si usas mal las luces de largo alcance o “largas”, puedes suponer un peligro para la circulación de otros conductores y por eso supondría una infracción. También está prohibido no disponer del funcionamiento correcto de todas las luces de nuestro coche, si esto te sucede debes ir urgentemente a por un recambio a tu desguace más cercano, sino estarás cometiendo una infracción.

Veamos en qué casos pueden y deben utilizarse estas luces que son de vital importancia a la hora de circular de noche.

¿Cuándo se deben utilizar las luces de largo alcance?

Según el Reglamento General de Circulación, las luces de largo alcance o de carretera deben utilizarse únicamente de noche, en carreteras fuera de poblado en las que la iluminación sea insuficiente y que se esté circulando a más de 40km/h.

Aunque la carretera no disponga de la iluminación suficiente y no haya ningún vehículo más, si se circula a menos de 40 km/h deben de usarse las luces de corto alcance. Para saber si una vía no está suficientemente iluminada puede observarse mediante dos acciones concretas. La primera, cuando no se lea la matrícula del coche de delante a una distancia de 10 metros y, la segunda, cuando no se distinga un coche de color oscuro a unos 50 metros. Siempre descartando autopistas, autovías y zonas urbanas.

Debemos pasar de las luces de largo alcance a unas de corto alcance cuando veamos que otra persona se acerca, ya que podríamos deslumbrarla y provocar un accidente. No importa que la persona vaya conduciendo, caminando o en cualquier otro transporte. Al igual que tampoco pueden utilizarse las luces de carretera cuando vamos detrás de algún vehículo, ya que mediante los espejos retrovisores podríamos ocasionarle un deslumbramiento también.

En los túneles pueden utilizarse las luces de largo alcance, pero al igual que ocurre en la carretera, sólo cuando no haya riesgo de deslumbramiento o de provocar un accidente. También es recomendable utilizarlas cuando la visión de la carretera sea bastante reducida debido a un factor climatológico, como puede ser una niebla intensa, aunque siempre teniendo en cuenta que puedes seguir deslumbrando a los demás conductores.

Recuerda que si mediante tu circulación encuentras algún problema en cualquier tipo de luces de las que disponga tu vehículo, debes buscar un desguace urgentemente y buscar un recambio para poder circular de forma adecuada.



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario