Las claves del motor de arranque de un coche

El motor de arranque de un coche se encarga de facilitar la energía suficiente como para que el vehículo pueda arrancar de forma fácil, sencilla y directa. Esta pieza permite también que el volante motor de los coches pueda activarse y girar. En realidad, el motor de arranque es un motor que funciona con electricidad y que es capaz de poner en movimiento al motor térmico en los instantes previos a que el coche se ponga en funcionamiento. De esta manera facilita las explosiones que se producen en la cámara de combustión que se encuentra en el interior de los cilindros.

La fuente de alimento del motor de arranque de un coche es la batería del vehículo. Este motor tiene un electroimán que funciona gracias a la corriente continua. Desde el motor de arranque sale un cable que une la llave de contacto con la relé y actúa como si fuera un interruptor que abre y cierra la conexión. El motor también tiene otro cable que lo une a la batería cuando se acciona el relé.

Un motor de bajo consumo

Lo más normal en la actualidad es encontrar motores de arranque que sean motorreductores. Esto permite que su consumo de electricidad sea bastante bajo teniendo en cuenta el trabajo que desempeñan. Los avances en los motores de arranque han ayudado a que estas piezas hayan rebajado tanto su peso como su tamaño. En algunas ocasiones estas reducciones son de prácticamente la mitad a los motores que se fabricaban hace unos años. Que pesen menos y sean pequeños favorece el arranque en frío de los motores de arranque y que su velocidad sea mayor al mismo tiempo que se alarga la vida útil de la batería del vehículo.

 

Avería del motor de arranque

El motor de arranque tiene un papel fundamental en el correcto funcionamiento del coche. Su fallo impide que el vehículo se pueda poner en marcha. Es una pieza que está muy vinculada a la batería porque de ella recibirá la energía suficiente para actuar de forma correcta y permitir que el vehículo pueda iniciar su actividad con normalidad.

Los motores de arranque de los coches no están exentos de estropearse y poder fallar. Uno de los síntomas con los que poder detectar que esta pieza está deteriorada es si el coche no arranca. Si este motor no funciona bien es posible que la potencia de la batería no sirva para arrancar el vehículo. Es habitual que los fallos de la batería y el motor de arranque ofrezcan síntomas similares. Para diferenciarlos, un buen método consiste en intentar conectar las luces del coche. Si la intensidad es muy baja o el problema se soluciona conectando las pinzas el problema será de la batería. Si el fallo persiste, ganará enteros la opción de que el motor de arranque esté dañado.



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario