El motor de arranque

El motor de arranque es un elemento imprescindible de nuestro vehículo, ya que es el responsable de que el coche se ponga en marcha. Se trata de un motor eléctrico auxiliar que funciona gracias a la batería del coche, debido a que esta le genera energía para su actividad. El sistema eléctrico es el encargado de realizar los primeros ciclos de combustión.

El motor de arranque está formado por muchos elementos, entre ellos se hallan el selenoide o replay, la carcasa, las masas polares y bobinas inductoras, el piñón de arrastre, las escobillas, el inducido, el bobinado, el tambor, el colector y la tapa lateral. Puede ser para motores de dos o cuatro tiempos. Se encuentra dividido en tres partes:

 -       El interruptor de encendido: es la parte que hace que avance la corriente eléctrica a través del bombín de llave única.

-       La batería: se encarga de aportar corriente al conjunto de sistemas eléctricos.

-       El motor de arranque: se encarga de transformar la energía eléctrica en mecánica para conseguir su marcha.

 

Averías del motor de arranque

El motor de arranque puede estar afectado mecánicamente o eléctricamente. Entre las averías más comunes del motor de arranque se encuentra que un piñón esté en mal estado, se entiende como piñón en mal estado al selenoide o escobillas deficientes o desgastadas por ejemplo. Una avería de este tipo se soluciona en la mayoría de los casos sustituyendo el motor de arranque, otra alternativa a la sustitución del motor es cambiar los elementos dañados por otros en buen estado. Es muy recomendable la sustitución cuando haya tenido cinco o más años de operación o cuando presente algún signo de debilidad, se debe proceder al cambio cuanto antes ya que si el motor de arranque está averiado no es posible que el coche arranque.

Existen averías que están directamente relacionadas con el funcionamiento del coche y que pueden estar vinculadas con componentes del motor de arranque como son: conexiones eléctricas que se encuentren dañadas, batería baja o defectuosa, déficit de inyección de combustible, contacto incorrecto en los componentes eléctricos o funcionamiento incorrecto del sensor de presión del embrague.

Si el dueño del coche se decide por sustituir el motor de arranque, para quitarlo y cambiarlo por otro debe tener en cuenta una serie de herramientas y conexiones. En primer lugar hay que saber dónde se encuentra, bajo el motor del coche y al lado del generador eléctrico, una vez localizado se procede a desenchufar el borde negativo de la batería, posteriormente buscar el motor de arranque y decidir por dónde se va a sacar, desenchufar las conexiones por las que el motor de arranque recibe alimentación, y por último, quitar los anclajes de fijación.

 

Dudas sobre el motor de arranque

Algunas dudas que se plantean los conductores de coches sobre el funcionamiento del motor de arranque son:

-       No oyen rodar el motor eléctrico, solamente oyen un golpe seco.

-       Al motor le es difícil arrancar.

-       Al poner en funcionamiento el motor, se huele a quemado y se escucha un silbido.

-       Oyen ruidos metálicos al arrancar.

En estos casos, lo más aconsejable para resolver cualquier tipo de duda es consultar a un profesional.



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario