El piloto de coches y sus múltiples funciones que desconocías

Para que nuestro automóvil goce de un perfecto estado, son muchos los factores que deben coordinarse entre sí. Un factor clave en la seguridad así como en el correcto mantenimiento de nuestro vehículo es la iluminación externa. Ésta resulta fundamental para proporcionarnos la seguridad suficiente en carretera, especialmente para aquellos viajes realizados por tramos que parecen sacados de una película de terror. Esta función es ejecutada por el piloto de los coches.

El piloto de coches, también conocido como faro de coches, realiza un papel esencial en todo automovil. No solo  nos permite visualizar los tramos de carretera y todo lo que ello puede acarrear, si no que además, también nos facilita el ser vistos en carretera en todo momento. La importancia del piloto de coches queda claramente reflejada en la “dureza” con que es revisada cada año en la temida ITV. Y es que el piloto de coches se encuentra entre las faltas más reiteradas de la inspección, dada la importancia de su correcto funcionamiento. Asimismo, no nos resulta sorprendente que numerosos accidentes puedan ser evitados si contamos con un buen sistema de iluminación externa.

Y si pensabas que el piloto de coche únicamente debe encenderse durante la noche, sentimos decirte que estás muy equivocado. Ni más ni menos que desde febrero de 2011, la nueva ley establecida por la Unión Europea obliga a que las luces diurnas resulten obligatorias. Esta normativa recalca la importancia del piloto de coche que ya no se basa únicamente en alumbrar, sino más bien en ser visto con facilidad y reducir así el número de muertes en carretera considerablemente.

Consejos para el mantenimiento del piloto de coches

Y como ya has visto la importancia que reside en contar con los pilotos de coches adecuados, a continuación te facilitamos una serie de consejos que deberías llevar a cabo para garantizar la luminosidad externa de tu vehículo:

-No estaría de más que revises el funcionamiento de los pilotos de tu coche o faros con cierta frecuencia, así como el resto de luces del interior del vehículo. En ocasiones contamos con elementos averiados en nuestro vehículo y por falta de atención no nos percatamos hasta días o incluso semanas a la avería.

-Ten en cuenta la importancia de que el piloto de coches esté en buen estado ya que su mal funcionamiento lleva consigo innumerables riesgos en la carretera tanto para tí como para el resto de conductores.

-Como todas las piezas, los pilotos de coches también se van desgastando poco a poco con el tiempo, lo que conlleva una pérdida considerable de luminosidad. Por ello, se recomienda cambiarlos aproximadamente cada dos años.

-La regulación de la luz del piloto de coches resulta un factor clave en todo automovil. Si la luz es demasiado baja, no cumplirá las funciones para las que ha sido encomendado. Por otra parte, si la luz es demasiado alta, podría deslumbrar al resto de conductores.

-Las manchas o las decoloraciones en la superficie del piloto de coche no son buena señal. Mantener una limpieza periódica de la pantalla protectora del piloto de coche será lo ideal.

-Recuerda llevar siempre bombillas de repuesto en tu vehículo. Eso te asegurará que la iluminación del piloto de coches sea siempre la adecuada.

-No dudes en consultar en tu taller y sustituye los pilotos siempre que sea necesario.

Por último, y como recomendación final, te aconsejamos que con cierta frecuencia acudas a tu centro profesional de confianza. Allí podrán asesorarte sobre el mantenimiento del piloto de tu coche y garantizarte que cumple correctamente sus funciones.



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario