¿Por qué suenan los frenos de nuestro coche?

El freno de nuestro coche, debido al sistema de friccción del disco de frenado, suele hacer un chirrido imperceptible por las personas. Si este sonido llega a percibirse, es porque algo no funciona correctamente en el sistema de frenado.
En ocasiones, cuando vamos conduciendo y utilizamos los frenos, suele aparecer un chirrido que hace sonar todas nuestras alarmas. Debido al rozamiento de las pastillas de freno es normal que exista un sonido de este tipo, pero debemos observar que su frecuencia sea mínima.

Este sonido proviene de los frenos de nuestro coche, pero no tiene por qué deberse a la pastilla del freno. Lo que está claro es que cuando lo escuchamos es porque algo no funciona correctamente en el interior del vehículo. Por lo tanto, cuando este ruido aumente bastante y lo escuchemos con claridad cada vez que frenamos, no hay que dudar en asistir a nuestro taller para que nos ayuden en nuestro problema con el sistema de frenado y si es necesario buscar el recambio adecuado en el desguace.

Algunos motivos más comunes por los que suenan los frenos

Los motivos por los que esto ocurre son varios. El más común suele ser que las pastillas del freno están gastadas, por lo que al realizar el rozamiento los discos para el frenado realizan un chirrido que no suele ocurrir con la pastilla completa. En estos casos habría que solicitar con total urgencia el recambio al desguace de confianza para no sufrir ningún accidente por la disminución del potencial del freno.

Pero no es la única causa. Otro motivo bastante frecuente por el que surjen estos sonidos es el abuso del sistema de frenado.  El sistema de detención del coche sufre bastante cuando se decelera de forma brusca o se utiliza continuamente, esto hará que los discos del freno se calienten en exceso y provocará el chirrido, disminuyendo la capacidad del frenado.

La excesiva suciedad incrustada o la humedad en las pastillas de freno también son una razón bastante común por la cuál se limita la disponibilidad del freno. Esto provoca un mayor calentamiento y desgaste de los discos, y una menor capacidad en el frenado del vehículo.

Recordamos que un chirrido bastante leve puede ser algo normal, debido al sistema de frenado por fricción de los discos. Cuando este sonido empiece a aumentar y a darse con mayor continuidad debe acudirse al taller para que nos ayuden a localizar y solucionar el problema.



Comparte

Comentarios

No hay comentarios.

Escriba un comentario