Etiqueta: mantenimiento

Categories: Mecánica

En ocasiones anteriores hablábamos de la trascendencia de la figura del compresor para el correcto funcionamiento del aire acondicionado. No obstante, resulta obligatorio hablar de otro elemento clave en la actividad refrigeradora: el radiador de coche.

El radiador de coche resulta una una pieza esencial en todo automóvil. Esta cumple la función de evitar que se produzcan posibles sobrecalentamientos en el motor así como proporcionar el máximo rendimiento al motor en todo momento.

Seguro que más de una vez y más de dos te has preguntado cómo lleva a cabo su función el radiador de coche. Bien, el radiador de coche logra garantizar esa actividad refrigeradora gracias a unos tubos de cobre, dos tanques, situados en paralelo y relativamente separados. Estos tubos, llamados haces, cuentan con una especie de aletas en sus extremos que aumentan la superficie, permitiendo que se elimine el calor interno. El proceso que lleva a cabo es el siguiente:

-Podemos decir que el funcionamiento del radiador de coche se inicia desde el momento en el que arrancamos el coche. Para comenzar, los tubos de los que hablábamos anteriormente se encargan de recibir el refrigerante caliente procedente del motor.

-El aire que viene de las aletas situados en los extremos se encargan de contrarrestar el calor mediante el enfriamiento empujado por un ventilador.

-Una vez que la temperatura es baja, el refrigerante vuelve a su lugar de origen mediante el tanque inferior del radiador.

-Cuando el motor no alcanza la temperatura requerida, una pieza conectada entre el radiador de coche y el bloque de motor que funciona como refrigerante, permanece cerrado impidiendo que entre el líquido en su interior. Posteriormente, éste se abre para mantener el calor requerido por el propulsor.

-Además, es imprescindible tener en cuenta que es necesario que el circuito refrigerante se encuentre siempre lleno para poder realizar su función correctamente.

Como has podido observar, el funcionamiento del radiador de coche sigue un mecanismo relativamente complejo que requiere que todos sus elementos funcionen a la perfección. Es por eso mismo por lo que mantener en buen estado cada una de estas piezas resultará primordial para su correcta actividad. A continuación te facilitamos una serie de curiosidades sobre el radiador de coche que deberías tener en cuenta.

Qué debes saber sobre el radiador del coche…

-¿Sabías cuál es la duración de la vida útil de un radiador de coche? Pues afortunadamente, nos alegra comunicarte que su vida es bastante larga si su mantenimiento sigue las exigencias requeridas. Ni más ni menos que hasta diez años puede permanecer el radiador de tu coche en correcto funcionamiento.

-¿Qué puedes hacer para alargar la vida de tu radiador del coche? Te aconsejamos que para que esta pieza proporcione el mayor rendimiento posible, cambiar con frecuencia el líquido refrigerante de tu vehículo será la mejor opción. Tranquilo, no huyas de esta tarea, es realmente sencilla y podrás realizarla siguiendo las instrucciones de tu vehículo.

-¿Cuál son los principales problemas que se producen en el radiador del coche? El fallo en su funcionamiento por: contaminantes que se introducen en el sistema; cuando el líquido refrigerante cuenta con demasiada agua; cuando las mangueras que conectan al radiador con el motor no realizan su función y provocan que el líquido salga, provocando recalentamientos en el motor.

Por último, no olvides mantener en buen estado el radiador de tu coche, sin duda alguna, esto ahorrará posibles problemas en el funcionamiento de tu vehículo. Recuerda además acudir con relativa frecuencia a tu taller de confianza para garantizar el buen estado del radiador de coche y si es necesario, cámbialo. ¡No te la juegues!

Categories: Mecánica

El sistema de refrigeración de tu vehículo es un aspecto fundamental para que funcione correctamente. Uno de los elementos que forma parte de este sistema es precisamente el radiador de coche.

Es el encargado de mantener una temperatura óptima del coche, dado que el calor o el frío extremo, puede dañar seriamente algunos componentes del automóvil. ¿Conoces cómo funciona y cuáles son las funciones del radiador de coche? Atento porque probablemente te sorprenderá.

Por qué es importante el radiador de coche

Cuando encendemos nuestro vehículo, el motor del mismo adquiere temperaturas altísimas, rozando los 300º en la cámara de combustión. El coche puede soportar tantos grados durante poco tiempo.

Tal temperatura puede resultar dañina para algunos elementos, por lo que el radiador de coche comienza a trabajar para que la temperatura se vea reducida rápidamente. El refrigerante, que es el principal material con el que trabaja el radiador de coche, hace que el vehículo mantenga una temperatura que oscile entre los 80º y los 90º grados, ya que es la óptima para un buen funcionamiento.

Componentes y funcionamiento del radiador de coche

¿Cómo lo hace? Antes de detallar cómo surge el proceso de enfriamiento, conviene enumerar los elementos que lo componen: El radiador de coche cuenta con dos tubos de cobre, un tanque, una bomba de agua, un panal donde se refrigera el líquido y un ventilador.

La bomba del circuito de refrigeración es la que se encarga de que circule el líquido refrigerante a lo largo de todo el panal. Los manguitos, por su parte, cumplen con la función de llevar el refrigerante del motor al radiador. El termostato es otra importante pieza del radiador del coche que bloquea o permite el paso del agua dependiendo de si la temperatura es la adecuada.

Cuando el líquido refrigerante realiza todo el circuito, la temperatura se ve reducida considerablemente gracias al ventilador con el que cuenta este sistema del radiador del coche, que coge aire del exterior y facilita el proceso. Ese aire frío del exterior entra por la parte delantera, a través de la parrilla del coche.

Cómo comprobar que el radiador de coche esté en perfecto estado

Como ya has podido comprobar, sin el radiador de coche, se alcanzarían temperaturas tan altas en tu vehículo, que sería imposible circular.

Para mantenerlo en buen estado, es necesario que esté limpio y que no se acumule suciedad del exterior, ya que puede obstruir el ventilador y que este no realice su función correctamente. Realiza limpiezas internas al radiador de coche con mucho cuidado y si usas algún producto, asegúrate que sea recomendado por el fabricante.

El proceso por el que se produce el enfriamiento se lleva a cabo permanentemente mientras el coche está en funcionamiento.

Para comprobar que el radiador de coche funciona correctamente, permanece atento al cuadro de mandos, donde hay un indicador que te informa de la temperatura del vehículo.

Recuerda que la temperatura media debe oscilar entre los 80-90 grados, pero nunca sobrepasar los 100º a menos que estemos realizando un adelantamiento o subiendo una pendiente, casos donde el coche se revoluciona y aumenta más la temperatura.

Un motivo de ese sobrecalentamiento, más allá de la suciedad acumulada que puede tener el sistema, es que el coche se haya quedado sin líquido refrigerante. Recuerda que es esencial para que el sistema de refrigeración trabaje. Conviene revisar el vehículo en frío de vez en cuando para comprobar que los niveles de líquido son óptimos.

Encuentra tu radiador de coche al mejor precio

¿Estás buscando un repuesto de radiador de coche? En Desguace París contamos con montones de repuestos que te permitirán ahorrar al cambiar un componente de tu vehículo. Entra en nuestro buscador online y encuentra ya el radiador de coche de tu marca y modelo.

Categories: Mecánica

Los coches con turbo cada vez están más de moda. El turbo es una pieza mecánica que hace que los motores de menor capacidad rindan mejor a la vez que reducen el consumo. En algunos países, instalar un turbo en el coche es una manera de aumentar la potencia del mismo sin pagar más impuestos por la cilindrada del vehículo.

Qué es y cómo funciona el turbo

El turbo o turbocompresor” es un sistema que se implementa en el tubo de escape de los vehículos para aumentar la potencia de estos y que proviene de la industria aeroespacial.

El turbocompresor está formado por una turbina con dos molinillos que se encuentran unidos por el mismo eje. Cuando los gases de escape salen del motor, estos accionan la turbina gracias al calor y a la presión. Este aire a presión es enviado al motor provocando un aumento de la energía que recibe.

Además, este sistema necesita de la instalación de una válvula de descarga para evitar que la energía de los gases de escape aumente de forma descontrolada haciendo explotar el motor. La válvula de descarga expulsa parte de la presión de los gases. También se incorpora a este mecanismo un radiador para enfriar el aire comprimido antes de que este entre en el motor del coche, el intercooler.

El turbo consigue una “sobrealimentación” del motor, es decir una comprensión del aire antes de que se introduzca en los cilindros.  De esta forma, el motor recibe una más cantidad de oxígeno, produciendo una combustión mayor que genera un aumento de la potencia.

El uso del turbo es frecuente en los coches de tipo diésel, ya que normalmente utilizan el exceso de aire para funcionar. La aplicación novedosa del turbo está sobre todo en los coches que funcionan mediante gasolina o gas.

Tipos de turbos

Aunque a lo largo de la historia han existido diferentes tipos de turbos, en la actualidad pueden dividirse en dos categorías principales:

Turbos de Geometría fija

Se trata del tipo de turbo más sencillo. Tienen una estructura básica y cuentan con la ventaja de ser los más baratos y fiables, aunque, por otra parte, el tiempo en accionar la potencia al motor desde la pisada del acelerador es mayor que en otro tipo de turbos.

Turbos de Geometría Variable

También conocidos cómo TGV. Este tipo de turbos es el más eficiente, ya que al incorporar diferentes piezas móviles en la turbina adapta mejor las revoluciones y aprovecha mejor los gases de escape, otorgando al sistema un rendimiento mayor. Su inconveniente principal es que son menos fiables al tratarse de una estructura más compleja y se estropean con mayor facilidad.

Turbo Twin Scroll

Pueden ser de geometría fija o variable, y su ventaja principal es que incorporan dos salidas en la caracola de escape que permiten separar los gases de entrada y salida consiguiendo una reducción del tiempo de respuesta.

Turbo eléctrico

Este turbo es una novedad que continúa desarrollándose en la actualidad y que cada vez incorporan más modelos de coches. Mantiene el funcionamiento de turbo normal, y se diferencia de este en que solo tiene una caracola de entrada movida por un dispositivo eléctrico.

 

En la tienda online de Desguace París puedes encontrar diferentes tipos de turbocompresores para varios modelos y marcas al mejor precio. Al tratarse de un desguace online, tienes acceso a múltiples opciones entre las que puedes comparar categorías, marcas o precios y que puedes ordenar en función de tus preferencias.

También puedes llevar a cabo la tasación de vehículos. Se trata de un servicio totalmente fiable con el que podrás obtener el valor de tu vehículo de forma rápida y sencilla. La tasación de vehículos puede realizarse de forma online, y siempre está garantizada la mejor oferta por el coche.